23 de diciembre de 2011

La amistad es un salvavidas;

-Para mí la amistad es un sentimiento que se tiene siempre presente.
-Para mí la amistad es poder confiar en alguien y recibir a cambio su ayuda.
-Para mí la amistad es contar para lo que sea tengas buenos o malos momentos.
-Para mí la amistad es no sentirte vacío/a.
-Para mí la amistad es compartir buenos recuerdos y experimentar junto a esas personas.
-Para mí la amistad es sentirte fuerte gracias al apoyo que te han dado.
-Para mí la amistad es poder desahogarte, sincerarte, ser escuchado, escuchar, ser comprendido comprender.
-Para mí la amistad es tender la mano y que te agarren de ella.
-Para mí la amistad es tener el valor de perdonar, ser sincero/a, hacer sentir bien a la gente...
-Para mí la amistad es tratar a los demás como te gustaría que te tratasen.
-Para mí la amistad son tantas cosas...

Que mi principal prioridad son ellos, ellos y SÓLO ELLOS.


12 de noviembre de 2011

Nunca cambiará.

Soy esa chica. Esa pequeña niña débil, indefensa e incapaz de defenderse por si misma. Inmadura y sin experiencia, esperaba que el mundo la dejara volar, pero la gravedad la mantuvo con los pies en la tierra. Soy ese pequeño ser humano, con el pelo rubio, los ojos marrones y una débil sonrisa, la que nunca pensó que sufriría tanto por amor. Esa joven alguien sin razón ni lógica, que nunca imaginó que llegaría a tener tanto en la amistad, y tan poco en temas del corazón. Y quién sabe, tal vez soy aquella que tiene secretos inconfesados y promesas sin cumplir. Pero incluso puede que mis mayores misterios, ya lo sepas y hayas resuelto. Soy esa chica, la que no entiende las cosas si no se las explicas tres veces, la que llora por todo y no puede aguantar las lágrimas cuando está sola, la que se enfada por nada, la que ama y no es amada, y sobretodo y por encima de cualquier cosa, soy yo misma, y eso no lo va a cambiar nada.

Y es que te quiero.

Y yo que creía que eran mitos. ¡Las mariposas en el estómago existen! Y el amor a primera vista. Y la persona perfecta, no por no tener defectos, sino porque eres capaz de ver mas allá de ellos. Y la venda que te cubre los ojos y deja solo espacio para su mirada. Y la felicidad que te invade al pensar en su sonrisa. ¿Y al oír su nombre? Te sonrojas y te avergüenzas. Y cuando hablas con él, eso es una mezcla de sentimientos tan intensa que es indescriptible. Miedo a perderle, ganas de decirle que le quieres, deseos de declarar todo lo que te recorre por dentro. Y cuando lo ves aparecer para estar contigo, aunque haya mas gente, tú solo eres capaz de ver que va iluminando el camino y dejando en la sombra a todo lo demás a su alrededor. Y cuando lo tienes a tu lado y lo único que eres capaz de pensar es en no lanzarse a sus brazos y pegarte a  sus labios. Y sí, es porque estoy enamorada y por fin lo sé.

Porque estoy aquí para ti.

-¿Por qué no eres feliz?
+No tengo razones.
-¡Todos tenemos algo por lo que sonreír!
+Dámelas, dame el motivo por el que debo ser fuerte y lo seré.
-¿Cómo que te las de? ¡Solo tienes que mirar a tu alrededor!
+Cuando lo hago solo soy capaz de ver que él no está.
-¿Él? ¿Qué "él" ni "él"? ¡Eres tú! Mira los árboles de tu alrededor, se les caen las hojas en otoño y siguen adelante todo el invierno hasta primavera; pasan todo ese tiempo descubiertos, desprotegidos, siendo la mitad de lo que deberían ser. Mira los pájaros que se van por culpa del frío y vuelven con el calor, ¿acaso ellos sienten que el tiempo meteorológico los quiere hacer desaparecer del mapa para siempre?
+¿Por qué comparas mi corazón roto con la naturaleza?

-¿Qué por qué os comparo? Porque la naturaleza nos hace seguir adelante, a pesar de las adversidades. Nos ha hecho muy fuertes con el paso del tiempo y un "él" cualquiera no va a cambiar eso, no mientras yo siga siendo tu amiga y eso es para siempre.
+No es alguien cualquiera, ¡es mi mundo!
-¿En tu mundo estoy yo también?
+¡Claro!
-Pues voy a echarlo a patadas si hace falta. Porque tú tienes que ser feliz. Porque el cielo sigue siendo azul por encima de las nubes. Porque las flores vuelven a salir en primavera y el Sol en verano. Porque hasta la noche tiene las estrellas y la luna para iluminarla. Porque yo estoy a tu lado y no me voy a ir.


Los corazones salvajes no se pueden romper.

Cuando ya ha entrado mucho el Otoño y vas paseando por un lugar con árboles. Estás en un bosque o en un parque, y todo es de color naranja, marrón y amarillo. Paso tras paso vas pisando las hojas muertas y caídas en el suelo, y crujen al romperse en pequeños trozos tan débiles. Se desvanecen en la tierra y se vuelan con el aire, como si de nada se tratara. Y tú escuchas como desaparecen en el olvido y en el viento. Y te recuerdan a tu corazón. Tan débil y fácil de estropear. Tan sencillo y frágil como las hojas caídas del Otoño. Tan roto y olvidado.

No necesito a nadie en mi vida que no quiera estar ahí.

¡Qué le den al mundo! Qué importa lo que piensen los demás, lo que hagan o lo que digan. Déjalos que sigan su vida y vive tú la tuya. Disfruta cada segundo, grita cuando lo necesites, salta cuando te apetezca. La vida es corta así que empieza a cantar bajo la lluvia, y a bailar con el ritmo de las gotas caer. Olvida el destino y el mañana, deja de pensar en el pasado, cree en el presente. Huye de las personas que no son sinceras contigo, no mientas, di lo que sientes, dilo ¡porque te da la gana! ¿Qué sentido tiene preocuparse por personas que no se preocupan por ti? Deja todo eso a un lado. Sal a la calle, y deslumbra a todo el mundo. Demuéstrales, que, a pesar de lo que ellos quieran, tú eres feliz como nuca lo has sido.

1 de noviembre de 2011

No me tientes.

Todos queremos lo que no podemos tener. Es más, la mayoría de las veces deseamos lo que queremos o bien porque está fuera de nuestro alcance o bien porque se trata de algo prohibido. Para justificar la compra, nos convencemos a nosotros mismos de que aquello que queremos con tanta vehemencia es también lo que necesitamos. El problema es que las compras compulsivas a menudo pueden conducir a un costoso caso de arrepentimiento del comprador.


Lo que no mata te vuelve paranoico.

Atrapado en tu propia mente, sin plan de huida, aturdido por la duda y con tus obsesiones como única guía, la realidad da paso a la ansiedad, cambiando de forma más deprisa que un contorsonista de circo. Ella empezaba a darse cuenta de que el peor lugar para perderse estaba en su propia cabeza.

No confíes en quien te diga "confía en mí".

La confianza no se regala. En toda relación es lo que más cuesta ganarse y lo que antes se pierde. Es más, sólo hay una cosa peor que el "ya no te quiero", y es el "ya no confío en ti". Lo primero atañe al otro. No se puede hacer nada al respecto a un cambio en el sentir del corazón. Lo segundo te atañe a ti, y a nadie más que a ti.

Si no se te ocurre nada agradable que decir, miente.

Las palabras no sólo sirven para expresar las emociones, también ayudan a distanciarnos de éstas. Pueden ser una valiosa red de seguridad, que protege el corazón de una excesiva exposición, que parcela los verdaderos sentimientos en sílabas forjadas concienzudamente y no en efusiva sinceridad. También pueden ser malinterpretadas, infligiendo heridas al formular en la mente del otro una falsa impresión. A veces, hay cosas que es mejor callarse.

El que nada espera nunca sufre desengaños.

Salvo unos pocos poetas y monjes iluminados retirados en lo alto de un monte, los demás sí tenemos nuestras ilusiones. Es más, no es que las tengamos, es que las necesitamos. Alimentan nuestros sueños, nuestras esperanzas y nuestras vidas como una bebida energética con dosis extra de cafeína. Ella había dejado de vivir, pero no estaba dispuesta a dejar de soñar; si bien todo apuntaba a que alguien había dejado sus sueños en eterna espera.
Quiero volver a saborear esa boca. El deseo se apodera de mí y me quedo inmóvil, con sensación de mareo. Sólo existe el deseo. Pienso en acercar mis labios a los suyos y es como si me derritiera. Sus ojos se abren, me ven. Cuando se levanta, se flexiona cada músculo de su cuerpo, me obliga a tenderme y se echa sobre mí. Bajo su peso, el aire escapa de mis pulmones como de un fuelle y, aun así, suena como el más suave de los suspiros. Y su boca vuelve a estar junto a la mía, un calor, una presión, una promesa de lo que está por venir, una promesa que quiero ver cumplida.
Sus dedos son un susurro en mi piel. Un pulgar se desliza hacia mi pecho, traza círculos alrededor. Acerco la boca a la piel salada de su cuello. Siento que una rodilla me aparta los muslos. Algo se desploma dentro de mí. Es como si dejara de respirar por un momento. Estoy vacía. Busco.
Los dedos cálidos van bajando, vacilan y luego rozan una parte de mi cuerpo que todavía no entiendo, un lugar que no me he permitido explorar.
-Espera-susurro.
No me oye o no quiere oírme. Sus dedos, fuertes y seguros y no del todo rechazados, vuelven, y noto el contacto de toda la palma de su mano. Quiero huir. Quiero quedarme. Quiero las dos cosas a la vez. Su boca se une a la mía. Estoy clavada en el suelo por decisión de él. Podría flotar, perderme dentro de él y volver a renacer siendo otra persona. Frota la piel de mi pecho con el pulgar y experimento una deliciosa sensación de estar en carne viva, como si nunca antes hubiera sentido verdaderamente la piel. Todo mi cuerpo se eleva para acoger su presión. Su decisión podría ser la mía. Podría engullirme si llegase a dejarme ir. Dejarme ir. Dejarme ir. Dejarme ir.
No.
Apoyo las manos en la piel resbaladiza de su pecho y lo empujo hacia atrás. Él se aparta. Al dejar de sentir su peso, me siento como si me hubieran amputado un miembro y la irresistible necesidad de atraerlo de nuevo hacia mí. Le brilla la frente por el sudor, cuando parpadea en sueños, confuso y aturdido. Está otra vez dormido, tal como lo he encontrado. Un ángel fuera de mi alcance.
Es un sueño, sólo un sueño. Eso me digo cuando despierto, jadeando, en mi propia cama, en mi propia habitación.
Sólo es un sueño.
Pero parecía tan real...Me llevo los dedos a los labios. No los tengo hinchados por los besos. Estoy intacta. Pura. Una mercancía útil. Él está muy lejos de aquí, percibo en un sueño que nada tiene que ver conmigo. Pero esa parte de mí que no he explorado me duele, y tengo que tumbarme de lado con las rodillas juntas para aliviarme la molestia.
Sólo es un sueño.
Pero lo que me da más miedo es lo mucho que deseo que no lo sea.
Y en ese momento lo ves, y le miras, y pasas cerca y te roza con el brazo, y nadie más lo ve,y estás a punto de sonreír como una verdadera gilipollas. Pero al pasar y reconocer su olor te vuelves loca del todo, al tiempo que tu corazón lucha por salirse de tu pecho y tiemblas tanto que en cualquier segundo caerás rendida a sus pies.

¿Qué te da miedo? ¿Qué te pone la carne de gallina, te hace sudar las palmas de las manos, te corta el aliento y retiene el aire en tu pecho como una fiera enjaulada?
¿Es la oscuridad?
¿El recuerdo fugaz de un cuento infantil, de fantasmas, duendes y brujas ocultos entre las sombras? ¿Es la manera de levantarse el viento justo antes de una tormenta, ese indicio de humedad en el aire que te empuja a volver corriendo a casa para refugiarte al amor de la lumbre?
¿O es algo más profundo, algo que causa más miedo, un monstruo en lo más hondo de tu ser que solamente has vislumbrado en parte, todo aquello que no conoces de tu alma donde los secretos se acumulan y adquieren un poder terrible, la oscuridad interior?Si escuchas, te contaré una historia: unos cuyos fantasmas no puedes ahuyentar con sólo sentarte al calor de un fuego vivo. Te contaré la historia de cómo nos encontramos en un mundo donde se forjan los sueños, se elige el destino y la magia es tan real como las señales que dejas con las manos en la nieve. Te contaré cómo abrimos la caja de Pandora de nosotros mismos, y catamos la libertad.
Lo que sucederá a partir de ahora ya no lo sé.
¿Se te ha acelerado el corazón? ¿El horizonte parece nublarse? ¿Sientes que se te tensa la piel del cuello en espera de un beso que temes y a la vez necesitas? ¿Tendrás miedo? ¿Sabrás la verdad?

Al sur de la frontera, al oeste del sol.

Me tomó de la mano una sola vez. Fue un día que me llevaba a algún sitio, y el gesto decía: "Rápido, es por aquí". Nuestras manos permanecieron unidas como mucho diez segundos, pero a mí me parecieron treinta minutos. Y cuando me soltó, deseé que el contacto no se hubiera interrumpido. Yo lo sabía, sabía que ella me había cogido la mano de una manera espontánea, pero que, en realidad, lo había hecho porque deseaba hacerlo. Aún hoy recuerdo el tacto de su mano aquel día. Es un tacto diferente a cualquier otro que haya experimentado después. Era simplemente la mano pequeña y cálida de una niña de doce años. Pero en aquellos cinco dedos y en aquella palma se concentraban, como en un catálogo, todas las cosas que yo quería saber, todas las cosas que tenía que saber. Y ella, al tomarme de la mano, me las enseñó. Me enseñó que en el mundo real existía un lugar como áquel. Durante diez segundos tuve la sensación de haberme convertido en un pajarillo perfecto. Surcaba el aire, sentía el viento. Desde las alturas, podía ver paisajes lejanos. Tan remotos que no era capaz de vislumbrar con claridad lo que había. Pero supe que existían. Y que algún día iba a visitarlos. Esa certeza me dejó sin aliento, me hizo estremecer.

24 de octubre de 2011

Pretend you're happy when you're blue it isn't very hard to do.

Ahora sí que entiendo lo que significa. "Cuando estés triste, finge que eres feliz. No es tan difícil": igual que la sonrisa que esbozaba siempre. Ésa es, desde luego, una manera de ver las cosas. Pero a veces cuesta.

Tal vez fuera demasiado serena y consciente para ellos. Es posible que algunos lo interpretaran como muestra de frialdad o de orgullo. Sin embargo, yo podía percibir algo cálido y vulnerable oculto tras esa fachada. Y ese algo, pese a ocultarse en su interior más recóndito, deseaba, igual que los niños pequeños cuando juegan al escondite, que alguien lo descubriera un día. Yo, a veces, vislumbraba de repente la sombra de ese algo en sus palabras, en su expresión.


Te amo, pero no estoy enamorado de ti.

Ésta es una falsa distinción. Una falacia pura y dura, si se para uno a pensarlo detenidamente. Amar es amar. Lo que en realidad conlleva "estar enamorado" es obsesión, adicción, encaprichamiento, no amor en sí. "Estar enamorado" es una declaración de las necesidades y deseos propios que no un intento de satisfacer los del otro. El amor verdadero, sin embargo, es un puente entre dos personas. A ella le había costado descubrirlo buena parte de su vida, y la totalidad de la otra.

Tumblr_lsdz0bywum1r0wby5o1_500_large

12 de octubre de 2011

La vida es aleatoria y el amor puede ser igual de aleatorio.

248356_191977134181257_100001069150013_470055_1867097_n_large

Si te paras a pensar en ello seriamente, al final todo se resume en un único, y profundo, pensamiento: ¿para qué preocuparse? La única razón para vivir es amar y la única razón para amar es vivir. Ella no tenía ninguna de las dos...Al menos no todavía. Ella aún lo amaba. Siempre lo haría. Él era su "para qué preocuparse".

2 de octubre de 2011

No se puede tener todo.

El amor es una emoción demasiado fuerte como para ocultarla durante mucho tiempo. Niégalo y sufre las consecuencias. Admítelo y sufre las consecuencias. Destaparlo puede ser bochornoso o bien puede ser liberador. Y que sea una u otra cosa, son otros quienes lo determinan.

Percepción frente a realidad.

En la adolescencia, son prácticamente una misma cosa. Todo para acentuar la percepción y mantener a raya la realidad. Y aún, las personas pueden ser mucho más de lo que son a simple vista, pero para descubrirlo debes estar dispuesto a escarbar bajo la superficie. La mayoría no lo está, en tanto que supone trastornar el orden establecido; pero hay unos pocos, muy pocos, que sí están dispuestos.

Enamorarte de alguien que no lo sabe no es el fin del mundo.

De hecho es todo lo contrario. Casi como entregar un examen que sabes que has cagado y, sin embargo, disponer de ese periodo de tiempo en el que todavía no te han dado la nota -la clase de alivio que te da no haber sido rechazado, aunque sabes muy bien lo que pasará al final-. En lo que atañía a él, ella quería dilatar al máximo la devolución del examen. Pero aguardar hasta el último momento puede que sea, digamos, demasiado...O puede que no.

El tiempo dirá.

El pasado carecía ya de importancia -una puerta cerrada-, salvo por el hecho de que había sido éste el que la condujo al presente. El presente era terriblemente incierto, un lugar de temores y dudas, inquietante. Pero el futuro estaba allí para despejar aquellos temores y hacer soportables pasado y presente. El futuro era el lugar donde ella tenía depositados todos sus sueños y esperanzas. Y ahora el futuro estaba totalmente fuera de su alcance.

Nunca piensas que te pueda pasar a ti.

Piensas cómo será. Le das vueltas una y otra vez, alterando el escenario un poco en cada ocasión, pero en el fondo no crees que te vaya a pasar nunca, porque siempre es a otro a quien le sucede, no a ti.

Carta de una desconocida.

Sólo quiero hablar contigo, decírtelo todo por primera vez. Tendrías que conocer toda mi vida, que siempre fue la tuya aunque nunca lo supiste. Pero sólo tú conocerás mi secreto, cuando esté muerta y ya no tengas que darme una respuesta; cuando esto que ahora sacude con escalofríos sea de verdad el final. En el caso de que siguiera viviendo, rompería esta carta y continuaría en silencio, igual que siempre. Si sostienes esta carta en tus manos, sabrás que una muerta te está explicando aquí su vida, una vida que fue siempre la tuya desde la primera hasta la última hora.

16 de septiembre de 2011

¿Mentira piadosa o verdad dolorosa?

Hay veces que es mejor mentir piadosamente para salir del paso o para no hacer sufrir a una persona más de lo suficiente, aunque no es excusa, pero en ocasiones extremas se debe de hacer, por el bien de los seres a los que más quieres.
Pero, aunque duela, hay veces que la verdad tiene que ir por delante. Tarde o temprano, las verdades salen a la luz, y aunque por más que intentes esconderla, no puedes.
La verdad hay que afrontarla y agradecer que quien te la diga siempre, es muy valiente y todo lo que quiere para ti es lo mejor. Y si, tienes que decirla, tienes que coger valor de donde sea y aclarar las cosas siempre. Hablando de entiende la gente ¿no?
Pero hay veces, que es mejor no saber toda la verdad, porque nos revela un futuro incierto, y asusta, al verdad. Es un tema abstracto y que en cada situación es diferente, y el mejor consejo que se puede dar en estos casos es: haz lo que tu corazón diga; escúchalo, porque él siempre tiene la respuesta adecuada.

7 de septiembre de 2011

¿Alguna vez has sentido que cuando las cosas no te iban bien, sólo una persona conseguía hacerte sonreír?

¿Qué si me ha pasado? Me pasa continuamente de hecho. Y cuando ocurre, lo sabes. Sabes quienes son los que están ahí para las duras y las maduras, llueva o nieve. Porque hay momentos en los que desearías desaparecer de la faz de la tierra, y quedarte tumbada en la cama, escuchando música que te ponga más triste, llorando y pensando en la vida de mierda que llevas y aparezca de cualquier manera alguna persona que ilumine tu camino. Que te ayude a olvidar todos los problemas que tienes en la cabeza y aunque estéis hablando de cosas sin importancia, te saca una sonrisa, y cuando todo ha terminado, recuerdas ese momento y a esa persona especial que en su momento te sacó del vacío, y lo agradeces y te das cuenta de lo importante que, a partir de ahora, esa persona se convertirá para ti.

Si supieses que te queda un día de vida, ¿cómo lo emplearías?

Haría lo único que me gustaría hacer en esos casos: estar con la gente que más quiero y que más me quiere.
No me gustaría acabar de otra manera. Haciendo lo que más me gusta (tampoco da tiempo a mucho), comiendo todo lo que a veces no como por el "por si acaso, que estoy muy gorda", riendo y disfrutando con la mejor compañía: mis amigos y mi familia. Es lo último que querría hacer antes de morir. Saber que me siento querida de algún modo y que por lo menos, aunque sea un poco, ser recordaba en los corazones de las personas que más he querido en mi vida y sentir, por fin, la verdadera sensación de que alguien te eche de menos.

¿Qué significado tiene para ti la palabra "SIEMPRE"?

Para mí la palabra SIEMPRE tiene mucho significado. No es una palabra que suela utilizar muy a menudo, de hecho casi nunca porque me parece que engloba muchísimo. Siginifica deseo de que se continúe en el tiempo. Y cuando utilizas el "siempre" en alguna expresión como: para siempre, desde siempre, siempre que...deseas y con eso quieres que la otra persona te responda de la misma manera. Que para siempre vais a estar juntos, que desde siempre habeis sido amigos, siempre que necesites mi ayuda... Una palabra que la gente utiliza muy a la ligera pero que debería de elegirse bien el momento adecuado, con la persona adecuada.

25 de agosto de 2011

¿Cómo sabes cuando estás enamorado?

Los hombres. Las únicas personas que consiguen ponernos más de los nervios y lo peor es que son tan adorables cuando quieren, que no puedes evitar sentirte feliz solo por hablar con ellos y te sientes tonta sonriendo sin ningún sentido delante del ordenador al ver que se conecta. Y pasarte horas esperando a que te hable y te haga un poquito más feliz y casi nunca llega y te hacen falsas esperanzas para luego, darte puñaladas por la espalda y acostarte todas las noches pensando en que si no los tienes a ellos te falta algo. Y cuando quedas con todo el mundo y el día no es lo mismo si él no viene. Cuando sin darte cuenta le estas mirando con cara de empanada, sonriendo como una tonta cuando le miras...y cuando te pones preciosa porque le vas a ver y él ni siquiera te hace caso...y lo sabes, que ni quiere ni te querrá pero te sigues poniendo lo mejor para verle. Sabes que nunca va a ser tuyo pero en el fondo siempre te queda algo de esperanza y aunque te obligues a olvidarle, nunca lo harás y en el fondo, siempre estarás ahí esperándole por si cambia de opinión. Aunque sepas que tiene novia tú no te rindes y te conformas simplemente con su amistad esperando que algún día se enamore de ti. Piensas que ojalá pudieras elegir no quererle, pero es inevitable, porque se convierte en una parte importante en tu vida y harás todo lo posible para que seas tú la que esté con él..y piensas una y otra vez las oportunidades que tuviste de estar a su lado y que desperdiciaste simplemente por miedo, y es entonces cuando te das cuenta de que jamás serás tú a la que llama amor y a la que le dice te amo...
A veces desearía que ellos se sintiesen como nos hacen sentir a nosotras. Porque eres una imbécil por tropezar mil veces con la misma piedra y aunque intentes evitarlo seguirás viendo su perfil para seguir teniendo algún recuerdo suyo, y aunque no quieras, el día que le pase algo eres tú quien le consuelas; vuelves a caer en la misma trampa.
Es irónico, ellos nos dan y nos quitan la vida a la vez. Cuando nos sonríen nos la dan. Cuando nos dicen que has estado con otras, nos la quitan. Tengo los sentimientos confundidos. Pero, ¿qué nos dais vosotros? Nada. No nos habláis, solo nos decís un triste "Hola" cuando nos veis.
Y ÚNICAMENTE, solo cuando has leído estas cosas y has estado todo el rato pensando en una persona, y te has sentido avergonzada y con muchas mariposas en el estómago, siento decirte, que estás ENAMORADA hasta las trancas.

24 de agosto de 2011

¿Alguna vez te has sentido como si a nadie le importases?

Me ocurre muy a menudo. Ves como todo el mundo a tu alrededor tiene su vida, sus amigos, su familia y… DESAPARECE. Ves como organiza su vida, sus vacaciones, su fin de semana y no te incluyen en sus planes. ¿Estaré pasando desapercibida? Te preguntas. Y te dá que pensar. Piensas en si de verdad le importas a alguien. Si cuando te vayas de este mundo, alguien te echará de menos... Lo peor de todo es que nunca dejaré de hacerme esa pregunta.

11 de julio de 2011

PD; te quiero.

+ Hay algo que no entiendo... Si tú le quieres y ella te quiere, ¿por qué no estáis juntos?

- Sinceramente, yo tampoco lo entiendo. Supongo que porque somos totalmente diferentes, nunca podríamos ser uno. Y aunque la quiera por encima de cualquier cosa, supongo que estamos mejor así...

+ Grave problema... Pero, por debajo de novios están los amigos, y vosotros no os tratáis como amigos.

- ¿A qué te refieres?

+ ¿Te has parado a pensar que quizás seáis más que amigos y que ninguno quiera aceptarlo porque tenéis miedo de que las cosas cambien a peor? Salta a la vista que os queréis, pero no congeniáis, no sabríais llevar una relación juntos adelante... Sois ambos tan independientes, todo se os da mejor por separado, incuso quereros y por eso fingís ser amigos, para que no se note.

- Quizás tengas razón.  Pero también es cierto que así estamos mejor. Aunque los polos opuestos se atraigan, lo diferente jamás podrá unirse. Y esto es una manera de justificar lo que sentimos, prefiero hacer el papelito de amigo comprensivo y tenerla cerca a no hacerlo...

+ Mira, te voy a decir una cosa, no sois imposibles, lo único que os pasa es que tenéis miedo, y por eso ponéis trabas y obstáculos, porque no queréis aceptar una realidad que jamás habíais sentido. Tenéis miedo por quereros demasiado. Pero, ¿desde cuándo eso es algo malo?
¿Qué es ser normal?
A mí me llaman rara. Por ser diferente. Por tener algo que me hace especial. Por tener personalidad.¿Qué es ser normal?
¿Es seguir la moda?, ¿es no pensar, por uno mismo?, ¿es ser igual a otras personas?
Yo no soy normal, ni quiero serlo. Me gusta mi forma de ser. Me gusta ser rara.
La normalidad, es, aparte de aburrida, insustancial.

tequiero.

¿Alguna vez te han dicho te quiero?
Claro, mis padres, mis amigas, mi pareja...
No me refiero a eso, a un te quiero de verdad, a un te quiero que no hace falta decirlo usando las cuerdas vocales porque solo con una mirada de un segundo en un silencio total ya basta para saber todo lo que siente esa otra persona por ti o al revés, un te quiero sincero, un te quiero bonito, de corazón, un te quiero que de verdad se siente, ya sé que un padre, una madre o una amiga te lo va a decir siempre que quieras oírlo y que siempre va a ser sincero, pero a veces también andamos necesitados de otros te quiero, de otros sentimientos, de otras personas y personalidades... Yo cada noche he soñado con ese te quiero, con ese abrazo tan sincero y justo cuando iba a conseguirlo me despertaba, pero... ¿Sabes qué? Que ya hace tiempo que dejé de buscar y de soñarlo porque ese te quiero llega siempre, y siempre cuando menos te lo esperas.

29 de junio de 2011

Marta Puig García

Un amigo no es el que ríe contigo en tus momentos de felicidad...
Un amigo es el que llora contigo en los momentos de tristeza; es aquel que te dice la verdad; que te dice tus errores para ayudarte a cambiarlos y el que siempre está contigo...
Es aquel que escucha tus problemas, te aconseja y siempre está a tu lado...
Amigo es el que está dispuesto a compartir contigo la alegría, la tristeza y la soledad; el que no te miente para estar bien contigo...y sobre todo, es el que nos dice una verdad en la cara aunque nos haga llorar..

Porque para mí; Marta es mi amiga, de hecho una de las mejores que tengo y siendo realista, una de las pocas que voy a conservar.
Porque mi cuquina preferida hoy cumple sus dieciséis años; sus sweetsixteen ññ!

Porque estamos locas, nos comportamos como crías,reímos,gritamos, jugamos, nos miran, se ríen, nos critican, ¿Y qué? Somos felices que es lo que importa.
Estamos juntas que es lo que vale.Nos queremos que es lo que cuenta.Disfrutamos que es lo que necesitamos.Nos apoyamos que es lo que nos hace fuertes.Lo demás no importa. No vale. Es algo insignificante. Son críticas, hay que aceptarlas, pero no tenemos porque dejarnos llevar por ellas.
Si nos critican.. que nos critiquen, si nos miran.. que nos miren, si nos juzgan.. que nos juzguen. Son libres de hacerlo. Y nosotras libres de seguir viviendo.
Porque yo siempre intento que nunca estés mal.Porque para mí un amigo es alguien con quien te atreves a ser tú mismo, y llevas consiguiéndolo muuuuucho tiempo.
Porque me haces sonreír como nunca en mi vida lo he hecho.
Porque nos entendemos sin necesidad de palabras.
Gracias, por ser como eres, por existir.
Porque res mi punto de apoyo, la que me saca una sonrisa en mis peores momentos, la que siempre ha sido capaz de apoyarme pasara lo que pasara, la que hace que me dé cuenta de lo afortunada que soy.
Ahora mismo eres imprescindible para mí, eres increíble como persona, dulce como nadie, buena, encantadora ¿Qué más se puede pedir?
AiMa, always~

28 de junio de 2011

Me llaman loca. Me gusta sacarle la lengua a la gente, me gusta despeinarme aunque me quede mal, me encanta mojarme bajo la lluvia y bailar sin música. Gritar hasta que se me acabe la voz, besar hasta desgastar mis labios, correr como si no hubiera mañana, me encanta saltar y cantar bajo la ducha. Y sobre todo me chifla que me llamen loca. Y es que a veces pienso que si no estuviera loca, no podría salir adelante.

18 de junio de 2011

.

Y no, antes de que preguntes, no lo sé, no sé si te quiero, no sé si me gustas, no sé si sólo te deseo, no sé ni siquiera si podría estar enamorándome de ti... Sé que me miras y me pongo nerviosa, sé que me sonríes y sonrío yo, como una autómata, como si tu sonrisa arrastrara a la mía a través de un hilo invisible, sé que me gusta tu boca, sé que te abrazaría al menos 500 veces al día, sé que me alegro cuando sé que te voy a ver, sé que el día no es lo mismo si quedamos todos y tú no vienes, sé que pienso en ti a menudo, demasiado a menudo quizás, sé que me encantaría saber qué piensas en mí... sé que cuando me preguntas "¿Qué tal?", te diría "bien, con ganas de ti..."
Si comes estás gorda, si no comes anoréxica. Si bebes eres alcohólica, si no bebes eres aburrida. Si lees eres una empollona, si no lees eres una estúpida. Si cuentas un secreto buscas atención, si no cuentas un secreto también buscas atención. Dejas que se acerquen a ti eres una chica fácil, no dejas que ninguno se te acerque te crees demasiado. Si fumas ¿te crees que eres guay?, si no fumas eres una perdedora. Has follado eres una puta, no has follado eres un tonta chica inocente y estrecha. Llevas maquillaje eres una falsa, no llevas maquillaje eres fea.

La peor forma de echar de menos es tener a esa persona a tu lado y saber que no será para ti.


-¿Te sigue importando?
+No, ya lo he olvidado.
-¿Y por qué tus ojos y tu sonrisa me dicen lo contrario?
+¿A qué te refieres?
-A que te brillan los ojos de tristeza y tu sonrisa se ilumina de felicidad al recordarlo.
+Eso no es verdad.
-¿A, no? ¿Y entonces?
+Mis ojos lloran por la pena que me dio tener que dejar de estar a su lado. Y mi sonrisa se ilumina porque recuerda los buenos momentos y se alegra porque él sea feliz.
-Pero le sigues queriendo.
+No.
-Vuelves a mentir y está vez no me vale la escusa de 'me alegro por él pero ya no me importa como antes'. Porque no me la creo. Estás enamorada, y mucho. Le necesitas y lo quieres a tu lado. Pero olvídate, no porque él no te vaya a querer, sino porque tú vas a sufrir y nunca vas a ser feliz.

13 de junio de 2011

Una mirada al pasado

Atrás quedan muchos recuerdos, recuerdos que nos acompañarán por
el resto de nuestras vidas. Al recordarlos podemos notar cuánto hemos
cambiado en estos años y cuánto hemos aprendido, de cómo todo lo vivido
aquí ha contribuido a hacernos no sólo buenos estudiantes sino también cómo
ha contribuido a que nos hagamos mejores personas. Algunos han encontrado
entre los pasillos el amor, otros se han ganado el respeto de sus compañeros,
pero definitivamente todos y cada uno de nosotros hemos dejado huella, no
sólo en el colegio, sino también en los demás.
A lo que voy es que hay recuerdos en cada esquina de nuestro centro,
recuerdos buenos, algunos no tanto, pero recuerdos que forman parte de
nuestras vidas ahora.
Y aquí estamos ya, en la meta, porque todo lo que empieza tiene que acabar al igual que este discurso. Pero nos queda el consuelo de que cuando una puerta se cierra otra se abre, y esto no es más que un nuevo comienzo y deseamos a todos un futuro tan bueno como el pasado que nos han dado.
Ahora me gustaría que se mirasen los unos a los otros, mira al que tienes al lado, y date cuenta de que de cualquiera de ellos tienes algún momento en la mente, algún momento en que hayas sonreído por su culpa o gracias a él y recuérdalo así con una sonrisa en la boca, y recuérdalo así siempre, recuerda que esas personas que están a tu lado han caminado contigo y bueno lo importante no es llegar sino como has llegado y ellos han sido tus ruedas, tu gasolina, tu motor en el camino y gracias a ellos estas aquí.

No caben los recuerdos, no caben en todo este discurso, en todo el colegio, ni siquiera en toda la ciudad. Estas, sí estas personas que ven ahí con sus más, con sus menos, con sus gritos y risas, sus partidas de cartas, sus “quiero que acabe ya”, estas personas han sido y son  las que me han dado la mano y me han permitido llegar a donde estoy y ser tal y como soy, y la verdad es que no puedo pensar en nadie mejor. Los hemos visto volar por encima de barreras que nadie creía que superaríamos, los hemos visto caer y levantarse y llegar año tras año a su meta.

Bueno ahora diremos promesas que muchas quedaran en vano, el nada cambiará, el te llamo una
vez en semana, o cosas por el estilo, y tristemente las cosas cambian, siguen su curso, pero lo que
sí puedo decir y prometer es que cuando dentro de unos años me encuentre a una persona casi
irreconocible por la calle y sea uno de ellos, no podre evitar una sonrisa y pensar, mira él o ella, estuvo conmigo 12 años de mi vida, me ayudó, me vio bostezar a las 8.30 y pedir bocadillo en el
recreo, ella o él, me hizo feliz, me hizo llorar, y parte de él, o de ella, soy yo.

Acabar con gracias, que se los debo, se los debe mi sonrisa y mi futuro, por la fuerza y la confianza. Gracias a cada uno…

7 de junio de 2011

Tan corto el amor, y tan largo el olvido.

Y pretendes no ponerte histérica cuando lo ves aparecer, y no temblar cuando te sonríe, no poner esa cara de tonta cuando hablas con él. Y pretendes que no duela tanto, y olvidarlo, o no, pero que no duela. Y pretendes que salga de tu mundo, aunque en realidad estás segura de que él es tu mundo.
¿Cuánto tiempo llevas esperando? Eso no importa, esperarías toda una vida por él.
Y lo sabes, ni te quiere ni te querrá, y aun así sigues poniéndote tu mejor vestido para verle.
Pero llega el día en el que te das cuenta de que SÍ puedes vivir sin él.
Al fin y al cabo, llevas mucho tiempo haciéndolo, ¿no?

21 de mayo de 2011



Estoy enamorada de los planes que nadie entiende, me encanta salir a las tantas, reírme de mi misma, llegar tarde a los sitios, gritar, chillar y reírme a carcajadas por la calle, me encanta poner música en casa a las tres de la mañana, saltar hasta que se desgasten las tapas de los tacones, dejarme la voz en gritos de euforia, entrar en cualquier sitio, cualquier sitio donde haya fiesta y tirarme por el suelo, que me duela la cabeza de tanta fiesta, que me duelan los pies y andar descalza por la carretera, reírme hasta que me duela la tripa y no pueda más, llegar a casa medio borracha, montar una fiesta en la cocina, reírme de cualquier video gilipollas del youtube y desayunar viendo los simpsons, me encanta llegar a casa de madrugada y no acordarme de mi nombre, hay mucha gente que piensa que soy una irresponsable, pero lo que digan de mi, poco me importa, ¿Sabes qué pasa?, que solo vives una vez y yo voy a disfrutar cada momento.
Salí a la calle y me fijé en la cantidad de gente que hay en el mundo, suena estúpido, ¿verdad?
Algunos iban solos, otros acompañados, unos hablaban por teléfono, otros caminaban en silencio, serios, otros sonreían, guiris haciendo fotos... Y pensar que cada una de esas personas tiene una historia, pensar que también aprendió a ir en una bici sin rueditas, que también le gustó una persona y fue incapaz de decírselo, sentirte bien y de repente triste. Pensar que esa persona también dio su primer beso y tuvo su primer amor. Y así millones de personas, cada uno en su mundo, con sus problemas y sus momentos felices. Cada uno con su familia y sus amigos. Con experiencias vividas y las que quedan.

Ese día salí de mi pequeña burbuja y me di cuenta de que esta vida no tiene un rumbo, un camino que seguir. Dicen que querer es poder, ¿no? No sé... A veces todo lo veo tan difícil y a veces tan fácil.Y me muero del miedo. Supongo que hay que dejar que todo salga como tenga que salir, sin pensar todo el tiempo en nuestro futuro. Como dicen, tiempo al tiempo.


Cuando dejas las cosas sin terminar no puedes aprender. No cambies las normas, si es para ganar primero hay que perder. No ha sido más que tu trastorno bipolar.
Y si escapar, es lo más lógico. ¿Porque no piensas en salir de aquí? ¿Cuanto cuesta olvidar lo que quieres recordar? Tanto piensas merecer lo que no puedes tener.

19 de mayo de 2011


Si los que hablan mal de mí supieran exactamente lo que yo pienso de ellos, hablarían peor.

1 de mayo de 2011

Y al final, el amor que recibes es igual al amor que entregas.


Quizás porque no soy normal; mi vida tampoco.
En los pocos años que llevo de vida, he sufrido mucho y me han hecho mucho, muchísimo daño. Personas en las que pensaba que eran buenas para mi eran VENENO y me consumían físicamente e interiormente. Me desgastaron pero también me hicieron fuerte.
Me hicieron fuerte en el sentido en el que, por mínima que sea una cosa en la que desconfíe de una persona, JAMÁS la dejaré entrar en mi corazón.
Porque mi corazón es frágil y muy sensible y sé donde empieza y termina mi límite.
Porque…sabes una cosa que odio mucho? odio que me comparen con otras tías, porque para sentirme mejor me gusta pensar que no soy como las demás, que soy distinta, que no caigo en juegos en los que todas las demás si y me gusta ir un poco digamos...a contracorriente. Aunque sé que hay veces que no es así.
Sé que hay veces que no me puedo resistir a su sonrisa jodidamente perfecta, a esa mirada que puede hacer que en 1 milésima de segundo me sienta la persona más feliz del mundo y a que gracias a él haya salido de una monotonía en la que, por desgracia, estaba cayendo.
Llámame rara, pero no me gusta ser "normal"
Porque lo peor que te puede pasar en la vida, es que seas invisible y pases desapercibida.
Y no, no soy de esas.
Gracias a Dios (o a quien sea), soy como soy y sé hasta dónde puedo llegar. Te sorprenderá, pero sé que es inútil intentarlo porque va a pasar lo de siempre.
Por desgracia, no dejo huella a quien me interesaría dejarla y siempre será la que escriba elaboradas cartas y me respondan con una simple paloma mensajera.
La que nunca recibirá una rosa de su amado.
Y la que se morirá esperando a su amado, a que se dé cuenta y a que ÉL la quiera como ella le quiere.
Pero, querida amiga mía, es mi PAN de cada DÍA y ya estoy acostumbrada.
¿Y por qué me cuesta olvidarlo? Porque me gusta recordar lo que nunca tendré, soy una masoca, si.
Y si, a veces perdonamos a la gente simplemente porque todavía los queremos en nuestra vida.
Y tranquila, mi corazón está a prueba de balas;)

28 de abril de 2011

Y aquí sigo yo, echándote de menos.


Viendo como mi corazón necesita del tuyo como oxígeno para vivir, y tu sin embargo ya ni te das cuenta que mi mejor momento del día es cuando paso por tu lado.

22 de abril de 2011




Porque son, en estos momentos, cuando me siento más sola.
Ves como todo el mundo a tu alrededor tiene su vida, sus amigos, su familia y… DESAPARECE.
No sé si es porque toca estar tiempo con la familia, no sé si es porque la gente ya se ha buscado "otras amistades" pero cuando más lo necesitas nunca están ahí.
Ves como todo el mundo está fuera, haga sol o lluvia, disfrutando de las pocas vacaciones que tenemos.
¿Y yo?
Yo, aburrida en mi casa sin nada que hacer, sin nada que contar, sin nada que decir.
Sola. En mi habitación. Pegada al móvil o al ordenador para a ver si recibo alguna notificación de alguien conocido como que ya puede quedar o que tiene algo importante que decirme.
Porque en estos momentos son en los que echas de menos una persona que se preocupe por ti, que esté desesperado por verte y te pregunte cada día de la semana que vas a hacer y si os podéis ver.
Porque en estos momentos y a día de hoy, no hay nadie que necesite verme todos los días. Ni nadie que necesite ni tenga la necesidad de saber cómo me encuentro las 24 horas del día.
Porque así es mi día a día; MI VIDA.

21 de abril de 2011




No sé lo que quiero hoy, ni lo que querré mañana. Realmente no sé si soy feliz con lo que hago o con lo que dejo de hacer, si tengo lo que quiero o sólo quiero lo que tengo. No sé si estoy rodeada por la gente que me gustaría o por la que tengo que estarlo. No sé si voy por el buen camino o me torcí hace tiempo...
Pero puedo decir sin dudas que disfruto de mi vida, que no voy a pensar en el futuro ni en el día en que moriré. Puede que dentro de algunos años mi vida cambie radicalmente y mi mundo tal y como es ahora deje de tener sentido. Esas cosas, esas personas, quizás caigan en el olvido. Por eso quiero salirme del camino, hacerle caso al corazón y no a la razón. Porque me gusta mi mundo tal y como es ahora y quiero aprovecharlo por si se derrumba. Quiero equivocarme, como ya he hecho varias veces desde que propuse no hacerlo, quiero correr y caerme, beber y emborracharme hasta el punto de no poder mantener el equilibrio y quiero enamorarme, reír hasta que se me salten las lagrimas, saltar y al rato llorar. Esto es como todo, probablemente él también pueda desaparecer. Pero no quiero pensarlo. Sólo sé que él no es una parte más de mi mundo...¡es mi mundo!.No voy a ser de esa clase de cobardes que se entregan a medias a la otra persona por miedo al dolor.¡Te quiero a ti!, quiero a mis amigos, quiero fiestas todos los fines de semana y quiero dejar de escuchar eso de: ¿has pensado en tu futuro?...pues no, no lo he hecho y no me da la gana de hacerlo.